¡Qué buen comparador de seguros!

Acepto las políticas de privacidad y soy mayor de edad

Si lo prefieres nos llamas

¿Qué seguro necesita una embarcación de recreo?

Todos objetos flotantes destinados a la navegación de recreo y deportiva propulsados a motor, incluidas las motos náuticas, así como aquellos que carezcan de motor y tengan una eslora superior a seis metros deben contar con un seguro de responsabilidad civil, tal y como establece el Reglamento del seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria para embarcaciones de recreo o deportivas (Real Decreto 607/1999, de 16 de abril).

Dicho seguro obligatorio debe cubrir la responsabilidad civil en la que se pueda incurrir con motivo de la navegación o mientras la embarcación esté atracada durante los períodos en que estén expuestas a las situaciones de riesgo previstas en el Reglamento.

Para cubrir los riesgos derivados de participación en regatas, pruebas, competiciones de todo tipo y sus entrenamientos la embarcación deberá tener un seguro especial destinado a cubrir la responsabilidad civil de los intervinientes.

Coberturas del seguro obligatorio de responsabilidad civil para embarcaciones

El seguro obligatorio de una embarcación debe cubrir los siguientes riesgos:

Muerte o lesiones corporales de terceras personas.
Daños materiales a terceros.
Pérdidas económicas sufridas por terceros que sean consecuencia directa de los daños relacionados con los puntos anteriores.
Daños a buques por colisión o sin contacto.
No es obligatorio que el seguro cubra el pago de las costas judiciales y extrajudiciales inherentes a la defensa del asegurado y a la gestión del siniestro.

La cobertura del seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria de una embarcación no cubre:

Los daños producidos al tomador del seguro, al naviero o al propietario de la embarcación identificada en la póliza o al asegurado usuario de la misma.
La muerte o lesiones sufridas por personas transportadas que efectúen pagos para el crucero o viaje.
La muerte o lesiones sufridas por las personas que intervengan profesionalmente en el mantenimiento, conservación y reparación de la embarcación asegurada.
La muerte o lesiones sufridas por el patrón o piloto de la embarcación.
Los daños sufridos por la embarcación asegurada.
Los daños causados por la embarcación durante su reparación, su permanencia en tierra, o cuando sea remolcada o transportada por vía terrestre, ya sea sobre vehículo o de cualquier otra forma.
Los daños sufridos por los bienes que por cualquier motivo se hallen en poder del asegurado o de las personas que de él dependan o de los ocupantes de la embarcación.
Los daños personales o materiales sufridos por las personas con ocasión de ocupar voluntariamente una embarcación, pilotada o patroneada por persona que careciera del adecuado título, si el asegurador probase que aquéllos conocían tal circunstancia.
Los daños producidos a embarcaciones y objetos remolcados, con el fin de salvarlos, y a sus ocupantes.
Los daños personales y materiales producidos por embarcaciones aseguradas que hubieran sido robadas o hurtadas.
El pago de sanciones y multas, así como las consecuencias del impago de las mismas.
Los daños producidos por la participación de las embarcaciones en regatas, pruebas, competiciones de todo tipo y sus entrenamientos, incluidos apuestas y desafíos, sin perjuicio de lo establecido en el apartado 2 del artículo 3 precedente.
Destacar que navegar sin seguro obligatorio se considera infracción grave según dispone la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante. La multa a la que el propietario de la embarcación se está exponiendo es de hasta 20.000 euros.

Vía Punto Seguro

Otras Noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies