¡Qué buen comparador de seguros!

Acepto las políticas de privacidad y soy mayor de edad

Si lo prefieres nos llamas

7 razones para hacer un seguro de hogar si eres inquilino

Me llegan bastantes consultas sobre si por ser inquilino se tiene que contratar un seguro de hogar o no, ya que al ser la vivienda propiedad de otra persona surgen dudas sobre el tipo de seguro y las garantías a contratar. Puedes pensar que debe ser el propietario quién contrate el seguro y que la mayoría de riesgos le afectan más a él, pero existen situaciones que te conviene asegurar como inquilino para evitar hacer frente a posibles daños ocasionados a otras personas con tu patrimonio. Para complicarlo un poco más puede parecer que si arrendador y arrendatario hacen sus respectivos seguros algunas coberturas se repiten o solapan pero esto no es así, ya que en función de quién sea el responsable del siniestro será una póliza u otra la que indemnice. Vamos a ver de forma muy sencilla las principales dudas al respecto y algunas razones por las que conviene tener dicho seguro si eres inquilino.

¿Es obligatorio hacer un seguro de hogar como inquilino? No, no te pueden obligar. En la actualidad no existe ley alguna que te obligue a contratar un seguro siendo el inquilino de una vivienda. Son tus propiedades y responsabilidades, y eres libre de gestionarlo cómo mejor creas por lo que la única obligación proviene de la prudencia y del sentido común. ¿Puede el arrendador obligarme a pagar su seguro de hogar? Tampoco te puede obligar, distinto es que forme parte de las negociaciones para tener acceso a la vivienda. Aquí el principal peligro está en que el seguro se haga mal y el propietario de la vivienda se encuentre en situación de no estar cubierto por sus responsabilidades (véase la responsabilidad civil del inmueble como ejemplo). Ojo, no confundir con que el arrendador te pida como condición para alquilarte que dispongas de un seguro.

Continente: Puedes asegurarlo por un capital a primer riesgo para poder reparar elementos que imposibilitan el uso de la vivienda. No eres el propietario pero tienes un interés legítimo en que se repare bien y pronto, para poder disfrutarla en condiciones optimas. Además es posible que hagas obras de reforma a tu cargo en el inmueble, y si quieres que te lo arreglen en caso de siniestro deberás comunicarlo a tu aseguradora o de lo contrario no te lo cubrirán.

Contenido: En la vivienda puede haber mobiliario del dueño, pero tus pertenencias (mobiliario, enseres, ropa, joyas, dinero y tarjetas de crédito, electrodomésticos, etc.) no están cubiertas por su seguro. Por lo que todo lo que salga de tu bolsillo puedes asegurarlo en tu correspondiente póliza. Ten presente que a medida que pasas más tiempo en la misma residencia irás acumulando mayor cantidad de bienes, revisa el valor asegurado cada cierto tiempo.

Responsabilidad civil: De vital importancia y la principal razón para contratar este seguro. Tanto la responsabilidad civil locativa (por los daños que puedas ocasionar en la vivienda) como la responsabilidad civil familiar o de cabeza de familia (por los daños que puedas ocasionar a terceros), son necesarias para no responder por los daños que se hayan ocasionado bajo tu responsabilidad con tu propio patrimonio.

Algunos ejemplos de situaciones que pueden darse y por lo que te recomiendo encarecidamente que si eres inquilino te hagas un seguro de hogar.

1- Un incendio provocado por un aparato eléctrico o un descuido en la cocina que al ser originado por el inquilino la póliza del propietario no cubrirá. Sin importar que sólo afecte a la vivienda alquilada o se extienda a otras propiedades, la aseguradora del propietario reparará los daños pero acto seguido te reclamará todo el importe.

2.- Un grifo mal cerrado que produzca daños por aguas en la propia vivienda o en otras viviendas de vecinos. Como en el caso anterior, cualquier indemnización que efectúe la aseguradora del propietario te la reclamará con posterioridad.

3.- Algún objeto que se caiga a la calle y produzca daños personales o materiales a alguna viandante. O tienes un seguro, o pagas la reparación de los daños causados de tu bolsillo.

4.- Un animal de compañía de tu responsabilidad que ocasione daños personales o materiales a terceras personas. De igual forma, o tienes un seguro o lo gastos corren de tu cuenta.

5.- Un robo en la vivienda, cualquiera de tus pertenencias no estarán cubiertas en el seguro de hogar el propietario.

6.- En caso de ser el perjudicado por un incendio, daños por agua, etc… si necesitas asistencia legal para reclamar los daños que has sufrido y no dispones de un seguro deberás costearlo de tu bolsillo.

7.- Y un caso muy feo, que la vivienda necesite de una reparación por algún accidente y que tu arrendador no tenga seguro y además se desentienda del arreglo (si no tiene para pagar un seguro de hogar, no va ha tener para hacer los arreglos que necesitas).

Para terminar, si el propietario ya tiene un seguro hecho con anterioridad es necesario confirmar que se refleja la nueva situación de uso en alquiler, ya que los precios y las coberturas varían. Una posibilidad es que ambos seguros estén realizados con la misma aseguradora, de esta forma no habrá problemas para identificar que compañía debe reparar. Por contra haciendo esto se pone todo en manos de la misma aseguradora y en caso de tener algún problema entre las partes no dispondrás del poder negociador de una figura que sólo represente a tus interés.

Por David Torío

Otras Noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies